Gloria Koeningsberg Horowitz,  Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM




Emitido en directo el 24 feb 2021



Resumen:

Poco después de cumplir los 12 años de edad, mi papá me llevó a la azotea de la casa a observar un eclipse de la Luna. Fue la primera vez que observé
con atención el cielo nocturno y fue tan impactante la experiencia que decidí en ese momento que cuando fuera grande sería astrónoma. Durante los
años siguientes, había personas que me decían que era una carrera muy difícil, que era solo para hombres, que no ganaría mucho dinero, que en
México no se hacía tal cosa, nada de lo cual resultó ser cierto. Nunca me he arrepentido de haberme dedicado a algo que me fascinó desde pequeña.
Entre las experiencias más emocionantes que me han tocado vivir desde entonces, están las visitas de trabajo a los observatorios astronómicos,
que siempre están ubicados en montañas desérticas y lugares muy oscuros, lejos de las ciudades, y también cuando obtengo los archivos de datos que
fueron obtenidos por los observatorios que se encuentran en órbita alrededor de la Tierra. Con estos telescopios, obtengo información nunca
antes vista por nadie más y con la cual mis colaboradores y yo aprendemos algo nuevo sobre el Cosmos. En esta charla les hablaré sobre el cómo
funcionan los observatorios astronómicos y el porqué es necesario colocar algunos de ellos en sondas espaciales que orbitan la Tierra.



Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia 2021